Sony, la historia de un ingeniero, un físico y 1350 Euros

Sony, la historia de un ingeniero, un físico y 1350 Euros
Por favor, califique este artículo.

SonySony comenzó su historia en 1946, en unos grandes almacenes de Tokio que ya no existen. Masaru Ibuka, ingeniero, y Akio Morita, físico, invirtieron el equivalente a unos 1350 Euros para crear una empresa de reparación de equipos eléctricos, compuesta por 20 empleados, en la que intentaban crear sus propios productos.

La compañía, conocida en aquel entonces como Tokyo Tsuchin Kogyo, comenzó su camino hacia el éxito cuando obtuvo la licencia para hacer transistores en 1954. Los transistores se habían inventado en Estados Unidos, pero no se habían aplicado a los radios, que todavía utilizaban válvulas. En mayo de 1954, Sony creó la primera radio con transistores de Japón y la primera radio completamente transistorizada.

Las Innovaciones creadas por Sony durante su historia

Desde sus comienzos, Sony ha marcado la pauta en el campo de la invención y la innovación:

  • lanzó al mercado el primer televisor en color Trinitron en 1968,
  • el videocasete en color en 1971,
  • el reproductor de vídeo Betamax,
  • el primer sistema de vídeo de uso doméstico del mundo, en 1975,
  • el Walkman en 1979,
  • el disquete de 3,5 pulgadas para ordenadores en 1980,
  • una cámara electrónica en 1981,
  • el primer reproductor de discos compactos del mundo en 1982,
  • la primera videocámara casera en 1983,
  • el vídeo de 8 mm en 1988,
  • la primera grabadora de vídeo digital en 1985,
  • y muchas otras cosas más hasta el año 1995 en el que sacó a la venta PlayStation.

El crecimento sostenido de Sony en más de 50 años

Durante estos más de 50 años que van desde su fundación, la compañía ha crecido de 20 empleados a más de 100.000 personas en todo el mundo. Akio Morita se dio cuenta desde el principio de que su compañía tendría al mundo entero por mercado y que no debía limitar sus actividades a Japón.

También insistió en que el nombre Sony apareciera en todos los productos de la compañía. La empresa se convirtió rápidamente en una potencia internacional. En 1960 se creó la Sony Corporation of America y Sony UK Limited se fundó en 1968. Una vez que los productos se comercializaban en un país, lo lógico era fabricarlos localmente. En 1972 se estableció una fábrica en San Diego, seguida de otra en Bridgend, que comenzó a operar en 1974 para dar servicio al mercado inglés y al resto de Europa. Akio Morita estaba decidido a mantener el espíritu de la empresa y a seguir elaborando productos nuevos, para evitar que la compañía se convirtiera en una entidad enorme y burocrática. Su filosofía puede describirse como “localización global”.

Las operaciones se centraron en pequeños grupos empresariales que actuaban como compañías independientes y que se dedicaban a diseñar y a desarrollar productos que se “vendían” dentro del grupo más grande. Las funciones corporativas de Investigación, Planeación Estratégica y las actividades de Publicidad y Marketing unen a las distintas empresas.

La diversificación de Sony. Software, música, cine y entretenimientos

En los últimos años, Sony se ha concentrado en tomar la delantera en el mercado del software, una vez dominado el sector del hardware. Tras haber revolucionado la forma en que escuchamos música y disfrutamos de las imágenes, Sony pretende establecer su presencia en la producción de productos de software que funcionen en equipos Sony.

En enero de 1988 Sony adquirió CBS Records Inc. para dar origen a Sony Music Entertainment y, en 1989, Sony compró Columbia Pictures y creó Sony Pictures Entertainment.

PlayStation, la jugada más importante de Sony

El lanzamiento de PlayStation fue la culminación de un plan a largo plazo para liderar en el creciente mercado de los videojuegos. En 1988 Sony llegó a un arreglo con Nintendo para crear una consola de CD-ROM para SuperNES de 16 bits, que salió al mercado 18 meses más tarde.

La tecnología que dio pie a este acuerdo fue el CD-ROM/XA de Sony y Philips, una extensión del formato de CD-ROM que combina datos informáticos, imágenes y sonido comprimidos y que permite el acceso simultáneo con la ayuda de un equipo extra. Sony también tenía planes para crear otro equipo compatible con Nintendo, un sistema de entretenimiento independiente que aceptara tanto cartuchos SuperNES como el nuevo formato en CD diseñado y licenciado sólo por Sony. Este formato patentado, llamado SuperDisc, sería también la base de la propia unidad de CD-ROM de Nintendo.

Desde hacía mucho tiempo Sony había percibido el potencial para crear un nuevo tipo de videojuego en CD-ROM a través de sus enormes recursos en el campo del entretenimiento, donde ya contaba con Sony Music y Sony Pictures. Conforme PlayStation comenzó a tomar forma, Nintendo se sintió cada vez más desplazado y con menos importancia en los planes de Sony. Nintendo se dio cuenta de que el éxito de Sony podía amenazar su propia existencia y en 1991, para sorpresa y disgusto de Sony, anunció que había llegado a un acuerdo con Philips para desarrollar una plataforma en CD-ROM para Super Nintendo. Tras acudir a los tribunales, Nintendo logró liberarse del contrato que había firmado previamente con Sony pero el desarrollo de la consola PlayStation continuó basado en que podría llegarse a un acuerdo sobre la licencia del software en CD de Nintendo.

A finales de 1992 Sony, Nintendo y Philips firmaron un acuerdo en virtud del cual la consola de PlayStation podría reproducir discos SNES pero sólo Nintendo tendría los derechos de sus juegos. La versión de PlayStation que se estaba desarrollando en aquel entonces nunca llegó a fabricarse.

Pero después de haber llegado tan lejos, Sony no iba a abandonar la idea por completo, de modo que ingenieros y diseñadores volvieron a sus mesas de trabajo y comenzaron de nuevo. Cuando apareció, en 1993, la consola PS-X pilló por sorpresa a los gigantes de la industria. Sony había creado su propio equipo de juegos, completamente nuevo, y lo había llevado más allá de las plataformas existentes en aquel entonces. Sony había aprendido la lección de que además del mejor equipo, necesitaba del apoyo y reconocimiento de los más importantes creadores de software. La compañía contrató a la flor y nata y se aseguró de que empresas como Konami y Namco estuvieran con ellos desde el principio. Además, Sony vio la idoneidad de PlayStation para crear más adelante productos para máquinas recreativas.

Sony ha gastado más de 479 millones de euros en la creación de PlayStation y la inversión ha rendido frutos. En agosto de 1998 se habían vendido más de 40 millones de unidades en todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *