Informática Social y Aprendizaje: Redes sociales y comunidades de práctica

La educación continua juega un papel crucial en la sociedad actual, donde los puestos de trabajo son cambiantes y existen muchas necesidades de formación. Se necesitan nuevas formas de apoyo y reconocimiento del valor de la educación a fin de proporcionar oportunidades de formación equitativas y de alta calidad, que fomenten la innovación y el aprendizaje continuo.

Esto exige el desarrollo y crecimiento del sistema educativo y los sistemas de formación, pero también exige que los alumnos sean capaces de asumir la responsabilidad del desarrollo de sus propias competencias.

La informática social proporciona recursos, conexiones y nuevas herramientas para la creatividad y la colaboración, que potencia de nuevas maneras a todos los actores del panorama educativo, tanto en entornos de aprendizaje estructurados como no estructurados.

Los estudiantes ya están presionando para que haya un cambio en el enfoque de la enseñanza, y el uso de las nuevas herramientas y recursos es el soporte actual de los docentes e instituciones en el desarrollo de ese nuevo enfoque.

Sin embargo, el gran desafío es la necesidad de nuevas competencias, especialmente avanzadas, más allá de las competencias digitales básicas de uso de las TIC. Estas nuevas competencias son necesarias para garantizar la calidad de aprendizaje, la innovación en los enfoques de aprendizaje y el uso seguro de las nuevas herramientas.

Informática social para la educación y la formación:

Una investigación exploratoria del IPTS (Insitute for Prospective Technological Studies, Comisón Europea) (Ala-Mutka, 2008) sugirió que el contenido basado en la colaboración social tiene tres aspectos clave con efectos económicos y sociales:

  1. el acceso fácil a una gran diversidad de recursos,
  2. conectados a través de contenidos en línea, y
  3. nuevos modelos y herramientas de colaboración.

Más tarde, los estudios del IPTS sobre el papel y el impacto social de la Computación en la educación organizada y la formación (Redecker, 2009) y el aprendizaje en contextos comunitarios no estructurados en línea (Ala-Mutka, 2009) dan crédito a estos tres puntos. Sin embargo, en el ámbito educativo, no sólo la oportunidad de compartir contenido creado con los demás (“conectando a través de contenidos en línea), sino también los procesos de mejora productiva y creativa, como tal, son importantes fuentes de aprendizaje.

Las aplicaciones informáticas sociales desempeñan un papel importante para la educación y la formación como:

  1. una gran parte de los jóvenes estudiantes los utilizan en su vida cotidiana y también, naturalmente, los usan en sus tareas escolares,
  2. los adultos y trabajadores también utilizan estas herramientas y necesitan nuevas habilidades para ello, y
  3. la informática social proporciona nuevas formas de desarrollar las oportunidades de aprendizaje y la enseñanza y ofrece autonomía de aprendizaje permanente.

La “potenciación” de los alumnos se refiere a su capacidad y oportunidad de ser dueño de su propio aprendizaje en lo que respecta a qué, cuándo y cómo aprender, y la posibilidad de crear vías de aprendizaje personales que satisfacen sus propias necesidades. Poder “potenciar” a los alumnos es un desafío clave para hacer realidad el aprendizaje permanente. Esto exige la disponibilidad de recursos, de métodos y orientación, y también exige que los estudiantes asuman la responsabilidad de su desarrollo personal y continuo y la contribución a la sociedad.

El papel de los docentes seguirá siendo importante, pero cambiará de transmisor de conocimientos hacia facilitador de procesos de aprendizaje (Punie, Cabrera, Bogdanowicz, Zinnbauer, y Navajas, 2006).

Además, las herramientas de informática social promueven a los profesores a la innovación y el desarrollo de nuevos enfoques de aprendizaje que contribuyan a su propio desarrollo personal y profesional. Por último, la informática social proporciona nuevas herramientas para seguir, participar e innovar para los padres y demás miembros externos a las instituciones de aprendizaje.

Nuevas tendencias y conductores:

Cada uno de los tres aspectos de la informática social, tal como se define en este informe, puede promover el aprendizaje de nuevas maneras. Por otra parte, la Figura 1 ilustra cómo se interrelacionan estos aspectos, y, por tanto, se puede acumular más aprendizaje, ya sea para los propios alumnos, o para los demás.

Varios ejemplos demuestran que las instituciones educativas han comenzado a experimentar con las herramientas informáticas sociales (Redecker, 2009). Ha ejemplos de construcción y colaboración en la creación de redes con blogs, redes sociales, wikis y foros de discusión.

Sin embargo, no parecen ser más que experimentos sobre nuevas formas de fomentar la creatividad o cómo beneficiarse de la gran cantidad de diversos recursos de aprendizaje y comunidades emergentes a través de la informática social.

Por esta razón, se sugiere que el alcance del actual despliegue de la informática social en la educación organizada (véase figura 1) esté ligeramente alineado hacia el aspecto de la “colaboración”. El aprendizaje informal y el no estructurado pueden tener lugar de diferentes formas con estas herramientas, sacando provecho de todos los aspectos de de la informática social (Ala-Mutka, 2009). Sin embargo, el uso de la informática social no conduce necesariamente al aprendizaje.

Oportunidades de crear, expresar y compartir: Las nuevas oportunidades de crear, expresar y compartir permiten la fácil creación e intercambio de gran variedad de materiales, que a su vez fomentan el desarrollo de la creatividad personal y puede dar al alumno un sentido de propiedad y responsabilidad sobre el aprendizaje.

Creatividad: Las oportunidades que ofrece la multimedia y la disponibilidad de diversos recursos y conexiones pueden ayudar a los individuos a imaginar y realizar nuevas conexiones, ideas y creaciones a través de la redacción y de la exploración (Loveless, 2007). Las herramientas para la creación de blogs o galerías de fotos, vídeos o podcasts, permite a los usuarios practicar sus destrezas en su lengua materna, en una lengua extranjera, y en la escritura y producción de medios. Además, las herramientas de informática social permiten a los maestros poder crear materiales instructivos ricos en variedad de formatos para sus alumnos y les permite compartirlos más fácilmente. Por ejemplo, Profesores de la Universidad de Minnesota han creado animaciones en 3D para ilustrar las Transformaciones de Möbius y han subido los videos a YouTube (NMC & Educause, 2008).

El desarrollo de competencias transversales y de la identidad: Los blogs, wikis y la escritura en línea en general puede permitir a los usuarios aprender importantes competencias transversales tales como el pensamiento crítico y reflexivo, activa la participación, y la metacognición (Antoniou & Siskos, 2007; Xie, KE, & Sharma, 2008). Carbonaro et al. (2008) sugieren que la narración digital permite a los estudiantes participar en el aprendizaje por diseño, lecciones basadas en métodos empíricos, y actividades de valoración.
Participar en una comunidad global con miembros de diferentes culturas ofrece nuevas oportunidades para tomar conciencia y aprender de las diferencias culturales. La creación de los perfiles y las identidades en línea ofrece a los jóvenes una nueva herramienta de aprendizaje para la exploración y desarrollo de la propia identidad (Cachia, 2008). Los blogs y los ePortfolios son también herramientas para profesionales que quieran mostrar su identidad y sus habilidades y competencias adquiridas a través de distintos caminos de aprendizaje.

Compartir y reflexionar: La informática social permite a los usuarios desarrollar y compartir sus conocimientos con otros y para otros. Por ejemplo, las razones dadas por los bloggers en EE.UU. para el uso de blogs fueron: la expresión creativa (77% de los encuestados), el intercambio de experiencias personales (76%), y el intercambio de conocimiento práctico (64%) (Lenhart y Fox, 2006).
Compartir historias y experiencias permite a los estudiantes aprender a través de relatos situados en diferentes contextos y proporciona nuevas fuentes para la reflexión.

Nuevas formas de la colaboración y alcance: Las herramientas de informática social permitirán la colaboración a gran escala, la promoción de nuevas formas de aprendizaje a través de contenidos tanto implícitos como explícitos. La colaboración en el aprendizaje puede ser programada intencionalmente por las instituciones educativas, pero también surge de manera informal en torno a intereses comunes.

El aprendizaje y apoyo entre pares: Las herramientas se pueden utilizar para proporcionarles a los estudiantes las redes sociales de apoyo y asistencia, y para la superación física de los límites institucionales. Allan y Lewis (2006) encontró que una comunidad virtual de aprendizaje siempre es un lugar seguro para explorar los roles y las identidades, y ayuda a los estudiantes adultos a ampliar su horizontes profesionales e incluso hacer importantes cambios en sus vidas. Los estudiantes también están utilizando redes ajenas a los propios cursos o instituciones como apoyo a sus procesos de aprendizaje. Por ejemplo, el 50% de los alumnos que usan redes sociales dicen discutir en redes acerca de sus tareas escolares (National School Boards Association (NBSA), 2007). Están emergiendo comunidades específicas para el apoyo al aprendizaje informal social, como por ejemplo LiveMocha (www.livemocha.com), que pone a los estudiantes de idiomas en contacto unos con otros y con hablantes nativos.

Comunidades con expertos y principiantes: Están naciendo las llamadas comunidades de práctica, que fomenta un espacio para que los profesionales puedan comunicarse entre ellos y puedan compartir conocimientos con los demás, y de esa forma permitir a los principiantes aprender de su experiencia. Por ejemplo, el 75% de los profesionales de TI dice que ser parte de comunidades de práctica les ayudar a hacer mejores trabajos y el 68% declaró que se beneficiaron personalmente en su desarrollo profesional. Cloudworks (www.cloudworks.ac.uk) es un ejemplo de red social para el intercambio de ideas relacionadas con métodos y contenidos para el aprendizaje y la enseñanza. Hay también comunidades para educadores sobre herramientas de enseñanza específicas, como whiteboards (http://www.interactivewhiteboardlessons.org/) o virtual worlds (http://www.rezed.org/).

Aprendizaje a través de la producción colaborativa: El trabajo colaborativo en un proyecto conjunto facilitado por las aplicaciones de sociales puede aumentar el rendimiento individual y grupal de manera significativa (Liaw, Gwo-Dong, y Hsiu-Mei, 2008). Las wikis y los blogs usados en el aprendizaje colaborativo en la educación formal, pueden además utilizarse a más amplia escala. La informática social permite a las comunidades el desarrollo de competencias profesionales, en, por ejemplo, la escritura, la creación de vídeos y la música. Estas herramientas de colaboración también permiten a los participantes ganar dinero a partir de los productos resultantes. Wikiversity es un ejemplo de una comunidad colaborativa donde los profesores y quienes deseen pueden unirse para intercambiar y desarrollar materiales de aprendizaje.

Fuente: “The Impact of Social Computing on the EU Information Society and Economy” – Institute for Prospective Technological Studies – Comisión Europea – Año 2009.

11 comentarios en “Informática Social y Aprendizaje: Redes sociales y comunidades de práctica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *