Los conflictos en el lugar de trabajo y ¿cómo resolverlos?

Muchas veces, los conflictos en el lugar de trabajo nos parecen sólo un hecho más de la vida. Todos hemos vivido situaciones donde diferentes personas, con diferentes objetivos y necesidades, han entrado en conflicto. Y todos hemos visto en qué puede resultar.

El hecho de que el conflicto existe, sin embargo, no es necesariamente una cosa mala:

Mientras se resuelva con eficacia, puede conducir al crecimiento profesional y personal.

Estilos de conflictos

En la década de 1970, Kenneth Thomas y Ralph Kilmann identificaron cinco estilos principales de resolución de conflictos, que varían en su grado de asertividad y cooperación.

El primer eje es la «asertividad», es decir, la medida en que nos centramos en nuestra propia agenda. El segundo es «cooperación», o nuestro enfoque en nuestra relación con la otra persona.

Argumentaron que las personas suelen tener un estilo preferido. No obstante, también señalaron que diferentes estilos fueron útiles en diferentes situaciones.

El Intrumento de Modos de Conflictos de Thomas-Kilmann (TKI) ayuda a identificar a qué estilo tender cuando surge estos problemas en el lugar de trabajo.

Fue desarrollado como un cuestionario de 30 pares de afirmaciones, de igual deseabilidad social. La resolución consiste en seleccionar una de cada par de afirmaciones, que represente mejor lo que usted haría. Se tarda unos 15 minutos en completarlo.

No es psicométrico y no requiere cualificación para su administración e interpretación. Por lo tanto, se puede utilizar fácilmente para apoyar las intervenciones de capacitación y entrenamiento en torno a conflictos con grupos e individuos.

Los estilos de Thomas y Kilmann

  • Competitiva: Las personas que tienden hacia un estilo competitivo adoptan una posición firme y saben lo que quieren. Por lo general, operan desde una posición de poder, elaborado a partir de cosas como la posición, rango, experiencia o la capacidad de persuasión. Este estilo puede ser útil cuando hay una emergencia, cuando hay que tomar decisiones más rápidamente, cuando la decisión no es apoyada o en defensa contra alguien que está tratando de explotar la situación egoistamente. Sin embargo, puede dejar a la gente sintiéndose heridas, insatisfechas y resentidas cuando se utiliza en situaciones menos urgentes.
  • Colaboración: La gente que tiende hacia un estilo de colaboración trata de satisfacer las necesidades de todas las personas involucradas. Estas personas pueden ser muy asertivas y, a diferencia de las competitivas, quiere cooperar de manera eficaz y reconocer que todo el mundo es importante. Este estilo es útil cuando se necesita reunir una variedad de puntos de vista para obtener la mejor solución, cuando ha habido conflictos anteriores en el grupo o cuando la situación es demasiado importante para un simple intercambio.
  • Comprometedora: Las personas que prefieren un estilo comprometedor tratar de encontrar una solución que, al menos parcialmente, satisfaga a todos. Se espera que todos renuncien a algo y el conciliador también espera renunciar. El compromiso es útil cuando el costo del conflicto es más alto que el costo de perder terreno, cuando la fuerzas oponentes son iguales y cuando no hay una fecha límite que se avecine.
  • Acomodador: Este estilo indica una voluntad de satisfacer las necesidades de los demás a expensas de las propias. El acomodador a menudo sabe cuándo ceder a otros, pero pueden ser persuadidos a renunciar a una posición, aún cuando no haya garantías. No es firme, pero es muy cooperativo. Es apropiado cuando los problemas son más importantes para la otra parte, cuando la paz es más valiosa que el ganar, o cuando se desea estar en la posición de luego recoger de este «favor» que se dio. Sin embargo, la gente no puede devolver favores y, en general, este enfoque es poco probable que dé los mejores resultados.
  • Evasivo: Las personas que tienden hacia este estilo tratan de evadir el conflicto por completo. Este estilo se caracteriza por la delegación de decisiones polémicas, aceptando las decisiones por defecto y por no querer herir los sentimientos de nadie. Puede ser apropiado cuando la victoria es imposible, cuando la controversia es trivial o cuando alguien más es el que está en una mejor posición para resolver el problema. Sin embargo, en muchos casos se trata de un método ineficaz y débil.

Crítica al los Estilos de Conflicto de Thomas-Kilmann

La clasificación de los estilos de conflicto de Thomas Kilmann tiene sus críticos. Muchos usuarios encuentran frustrante el cuestionario de elección forzada – a veces quieren seleccionar ambas opciones; a veces ninguna-.

También hay críticas sobre la aplicación de los ejemplos a los contextos del mundo real de los usuarios. A diferencia de otras herramientas, no distingue entre condiciones normales y de estrés.

Aceptando estas debilidades, el modelo encuentra una serie de aplicaciones útiles, incluso más allá de los conflictos en el lugar de trabajo; en el desarrollo de equipos, la gestión del cambio y la negociación, por nombrar tres. Sobre todo, habría que considerarlo porque la mayoría de los usuarios valoran los conocimientos que les proporciona.

Cómo resolver los conflictos en el lugar de trabajo

En muchos casos, las habilidades efectivas de resolución de conflictos puede hacer la diferencia entre resultados positivos y negativos.

La buena noticia es que mediante la resolución de los conflictos, pueden resolverse muchos de los problemas que se han traído a la superficie, así como obtener beneficios que no se puede esperar en un principio:

Mayor comprensión

El debate necesario para resolver el conflicto expande la conciencia de la gente acerca de la situación, dándoles una idea de cómo pueden lograr sus propios objetivos sin poner en peligro los de otras personas.

Aumento de la cohesión del grupo

Cuando el conflicto se resuelve con eficacia, los miembros del equipo pueden desarrollar más respeto mutuo y una renovada fe en su capacidad de trabajar juntos.

Mejora del autoconocimiento

El conflicto empuja a las personas a examinar sus metas en detalle, ayudándoles a comprender las cosas que son más importantes para ellos, centrar su atención, y aumentar su eficacia.

Sin embargo, si el conflicto no se resuelve con eficacia, los resultados pueden ser perjudiciales. El trabajo en equipo se descompone. El talento es desperdiciado y algunas personas pueden decidir retirarse o incluso dejar el trabajo. Y es fácil terminar en un círculo vicioso de negatividad y recriminación.

Conclusión

Una vez que comprenda los diferentes estilos, puede usarlos para pensar en el enfoque más apropiado (o una mezcla de enfoques) en la situación en esté viviendo. También puede pensar en su propio enfoque instintivo y aprender lo que necesita para cambiarlo, si es necesario.

Lo ideal sería que usted pueda adoptar un enfoque que responda a la situación, resuelva el problema, respete los legítimos intereses de la gente y repare el daño en las relaciones de trabajo.

2 comentarios en “Los conflictos en el lugar de trabajo y ¿cómo resolverlos?

  1. Guilebaldo

    Les felicito por este tipo de escritos que en los negocios siempre nos olvidamos de atender, por lo general no le damos la importancia que se merece por miles de razones pero el articulo esta muy interesante.. Felicidades..

    Contestar
  2. romina

    Hola:- Estoy interesada en estudiar resolucion de conflictos y mediacion soy de la provincia de santa fe localidad de rosario me podrian informar lugar donde la dictan ? Si pueden ayudarme se los agradecere!! DESDE YA GRACIAS

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *