eBay

      No hay comentarios en eBay
eBay
Por favor, califique este artículo.

Hace más de 10 años que el sitio de subastas más famoso vende los artículos más impensados en la Red.

En una década han cosechado elogios, clientes, fanáticos, enojos y sobre todo, millones de dólares. Cada día se renuevan más de tres millones de artículos agrupados en 13 mil categorías. Un CD se vende cada siete segundos, según The Independent.

Asimismo, este sitio de subastas vendió, en 2004, más de 40.000 millones de dólares en artículos.

Lo más caro fue un avión privado Gulf Jet Stream, cuyo comprador pagó por él 7,5 millones de dólares. En Gran Bretaña, un bolso que había sido usado por Margaret Thatcher alcanzó los 150 mil Euros. Por otro lado, la gran mayoría de los objetos se ofrecen a precios similares al mercado e incluso un poco más bajos.

El sistema funciona como cualquier sitio de subastas. Los vendedores ponen su producto en la “vidriera” y reciben ofertas. Así, se han llegado a rematar objetos insólitos, como los pechos de una joven que los ofrecía para poner publicidad. Otra había ofrecido su virginidad.

Además, los vendedores pueden observar qué ofertas han recibido. Una función de eBay permite al comerciante detectar si su oferta está entre las más buscadas.

Entre los enojados con el site está Bob Geldof, un artista que actuará en Live8. Geldof descubrió que 400 entradas para su concierto en Live8 se revendían allí. El cantante pidió a sus fans sabotear el sitio de subastas y finalmente logró que el site retirara los tickets que estaban en venta.

Consolas de videojuegos, teléfonos móviles, ropa, artículos de colección, autos y hasta barcos son el stock de eBay.

LA TIENDA PERFECTA: EBAY POR DENTRO
La tienda eBay fue concebida por Pierre Omidyar, hijo de padre iraní y madre francesa, nacido en París y trasplantado a los Estados Unidos durante la adolescencia. A pesar de haber inventado la tienda más exitosa de la historia de Internet, Omidyar, de 35 años, no tiene una gran visión de cómo debería ser la tecnología. Tampoco tiene intenciones de revolucionar la industria tecnológica y huelga decir que no fue él quien creó Internet, aunque vale aclarar que ni siquiera inventó las hoy populares subastas online.

Sin embargo, Omidyar creó un sitio de Internet magníficamente bien diseñado y realizó una serie de operaciones comerciales brillantes que, aunque hoy parecen productos puros del más puro sentido común, bastaron para convertirlo en una de las personas más ricas del mundo.

En los primeros días de eBay, Omidyar sacó a la venta un puntero láser avisando que estaba roto. Abrió la subasta a un dólar y, dos semanas después, cotizaba a 14 dólares. Eso le dio la pauta de que su empresa “tenía un futuro brillante”.

Y no se equivocó: Omidyar había descubierto que la subasta electrónica global es el procedimiento ideal para encontrar a la, tal vez, única persona del mundo capaz de pagar cualquier cosa, incluso una suma irrisoria, por una auténtica basura. Cohen cree que las implicancias del modelo eBay (“Un mercado global perfecto en el que todos los oferentes y demandantes son iguales”) son “realmente revolucionarias”. Puede que tenga razón, pero eBay es un negocio extraño para el que las muñecas Barbie recicladas marcaron un hito en su alfombrado camino hacia el éxito comercial, lo mismo que la operación cerrada por “un fan de Elvis Presley, que superó a otros 46 oferentes y logró pagar 811 dólares por un acuerdo que el cantante cerró con una compañía de desinfección para librar de alimañas su casa de Hillcrest Road”. Ambos episodios señalan que la historia de eBay no tiene tanto que ver con los mercados y la economía como con el puro shopping.

LOS ORIGENES DE eBay
El interés de Omidyar por las subastas en línea comenzó a raíz de una conversación que tuvo en 1995 con su novia. Esta era una coleccionista de las figuritas que acompañaban a los caramelos PEZ y deseaba ampliar su colección conectando con otros coleccionistas o poseedores de dispositivos semejantes. Omidyar -en ese momento ejecutivo de la compañía de tecnología General Magic- incluyó un pequeño servicio de subastas en línea en una de sus páginas de Web, para que los compradores y vendedores potenciales de todo EE.UU. pudieran encontrarse.

De esta forma, eBay comenzó más como afición que como negocio. Aunque al poco tiempo, en la primavera del 96, este sitio crecía con tanta rapidez que Omidyar renunció a su empleo para dedicarse a la nueva empresa.

Curiosamente, en 1999, tuvo que recurrir a la empresa que había fundado para conseguir un objeto casi único, un muñeco Pez en forma de novia. Participo en una subasta publica y pagó 2375 dólares por el muñeco que deseaba regalar a su futura mujer como regalo de bodas. Empleados de la firma, también consiguieron a través del mismo sistema (y sin hacer trampas), la pareja del muñeco… el novio.

POCAS LIMITACIONES
Al comienzo, eBay casi no ponía límites a los vendedores. Las pocas prohibiciones que estableció tenían que ver temas considerados inmorales o poco éticos, por ejemplo la comercialización de cráneos humanos, ropa interior sucia o grandes cantidades de direcciones de e-mail. El éxito de la firma llevo a eBay a ser mucho más rígida en cuanto a la aceptación de productos para ser subastados, avisando además, que si se descubría la presencia de cualquier producto ilegal será rápidamente eliminado.

El sitio de subastas también prohíbe la subasta de algunos objetos que sin ser ilegales, por ejemplo el alcohol y el tabaco o el caso de la venta de partes del ser humano, pueden despertar polémica o publicidad negativa para la firma y su comunidad de usuarios.

LA COMPETENCIA
El éxito de eBay despertó un renovado interés por las subastas y el mundo punto com se convulsiono de tal manera que la red se inundó de sitios semejantes. En América Latina aparecieron Deremate.com, Mercadolibre.com y Lokau. En Europa, las francesa Aucland e iBazar, la alemana Ricardo y la británicas QXL (que propicio además el curioso sitio cokeauction.co.uk, donde los usuarios intercambiaban pestañas de apertura de latas de refresco para obtener créditos, y con esos créditos podían pujar en las subastas). Por supuesto no faltaron a la cita los propios portales, que como Yahoo lanzaron su propio sitio o Amazon que se apunto a la moda.

Mientras los competidores gastaban millones de dólares para incrementar su presencia y atraer tráfico a sus sitios, eBay disponía ya de una de las mayores comunidades con un elevado poder de atracción, lo que es fundamental en un sitio donde tan importante es la cantidad de productos ofertados como de potenciales compradores interesados en hacerse con ellos.

La crisis punto com propició toda una serie de fusiones y cierres de estos lugares, así como acuerdos de primera magnitud entre los grandes portales y los sobrevivientes. Todo ello sirvió para aumentar el peso de eBay en el mercado que adquirió algunos sitios (Ibazar, por ejemplo y Lokau en Brasil), estableció acuerdos de colaboración con Yahoo y se expandió en América Latina de la mano de MercadoLibre.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *